Nito Biassi

Vida

Delirios (en Ojalá)

Escrito por orlanbia 21-02-2009 en General. Comentarios (0)

 

El tiempo transcurrido

va andando en bici,

y tu amor va caminando

por un andamio,

haciendo equilibrio

entre la luz y la sombra.

Equilibrista no bajes la vista

 puedes caerte al no ver por tanta oscuridad.

y vago por una letra

que no dice nada

y sigo cantando:

¡Aleluya, Aleluya!

Pero, ¿Dónde está Dios?

Está pegando carteles

de la nueva promoción:

"Una vida eterna,

por una mortal sin pecados"

"Vaya a la Casa de Dios, la oferta es limitada."

"Atención por nuevos cupos en el cielo.

Atención por la instalación de nuevas nubes

en sector preferencial

se abre esta oferta."

Pobre Dios no sabe

que ya nadie se preocupa

y que el nuevo Dios se llama

Dólar .

Ahora ya es tarde,

quiero volar

                     quiero volar

quizás mañana

pero hoy llueve,

y la lluvia moja mi pelo;

y todo rima aunque

no haya un sentido.

Eso no importa,

el sentido se perdió

en algún zaguán

con el primer beso.

Dame tu mejilla,

dame tu alma.

Quizás haya alguna luz

que me pueda decir:

¿Qué hora es?¿Qué día es?

Y sin embargo, no puedo,

no puedo escribir,

y la muerte anda de blanco

porque la vida anda de negro;

y sin embargo no existo.

Sigo corriendo

sigo corriendo,

quizás algún día

las luces queden encendidas

frente al espejo

de una montaña

tan blanca, tan blanca,

que sólo el pollo

la podrá ver.

Vean que blancura

Dirá él – pero la gente

Sólo verá su alma negra.

Nadie lo entenderá.

Y su muerte ya no podrá

ser retenida en el canto

de algún pájaro,

en el amanecer quieto

de una mañana de abril.

Y sólo me quedan

cuatro palabras

que ya no están escritas,

pues de tanto escribirlas

la pluma gasto las letras

y la tempestad mojo la tinta;

no existen, se diluyeron;

Vida – Muerte.

Infinito – Dios.

Que realidades oscuras,

incomprensibles para el hombre.

¿Qué realidad?

       Realidad.

Ya no te encuentro

¿Dónde estás?

Muy cerca,

pero no me busques,

quizás la noche sepa.

 

La abstracción del problema,

quizás Dios no exista,

quizás la muerte sea ilusión.

quizás todo es vida.

Pero Dios y la muerte

se entienden en una sonrisa;

y la vida y el infinito

se pelean a oscuras

Trato de entender

¿Qué he hecho con tanto amor?

¿Qué he hecho?

                               Nada

Y vuelvo a empezar ...

equilibrista deja ya tu alma

no mires

                         cuidado

                                              te caes.

Y cierro lo ojos, otro mortal

cruza con Dios el nuevo camino

¿Dónde está?

¿Dónde?

¿Dónde?

La hormiga y la vida

Escrito por orlanbia 21-01-2009 en General. Comentarios (0)

Estaba sentado en la vereda y de golpe baje la vista y a unos centimetros una pequeña hormiga cargaba un pedazo de hoja que era como cinco o seis veces su tamaño. Caminaba cruzando una piedra que parecia el Aconcagua al lado de ella, y yo me preguntaba ¿qué sentido tiene la vida? ¿para qué estamos, para hacer ciudades? ¿para vivir amontonados? ¿para crear elementos que nos mejoren la vida? Y la hormiguita había terminado de cruzar la piedrita. ¿Estamos acaso para crear un mundo mejor para los que vienen? ¿es este el mundo mejor? o como decia Leibniz es el mejor porque es el único. Un auto acelero y cuando llegó a la esquina freno de golpe, ¿estamos para crear elementos para nosotros, y ¿la consecuencia que esos elementos tienen en la naturaleza?¿las conocemos?¿las medimos? La hormiguita, se habia topado con un charco de agua y lo estaba rodeando, quizas si hubiera sido Moises estaría abriendo las aguas. ¿El sentido de nuestra vida está dada por nosotros o por alguién más?¿Somos dueños de nuestro destino? o ¿simplemente alguién lo ha diseñado? o ¿simplemente somos el resultado de nuestros actos mezclados con los actos de los otros que se cruzan enredan y mezclan?¿Para qué estamos? o simplemente si estamos o no estamos el mundo igual existiria, la naturaleza igual existiria. La hormiguita entró a una zona de vereda y empezó a caminar por un dibujo del mosaico protegiéndose del sol, caminó por dos mosaicos y al tercero en la mitad estaba el hormiguero y se perdió dentro de él, llevaba la hoja para ponerla dentro de una camara humeda de su hormiguero, en esa camara por la humedad reinante y las hojas, creceran unos hongos que son los que comen las hormiguitas, mientras la miraba perderse en el hormiguero ¿perderse?, levanté la vista, un auto pasó rápido, dos personas pasaron caminando y yo ... yo me encontré perdido en la vida.

 

 

Nito Biassi