Premisas para una nueva humanidad

Escrito por orlanbia 06-10-2008 en General. Comentarios (5)

Premisas para una nueva humanidad

 

1- El ser humano pertenece a la tierra como un elemento más en una gran cadena que se fue y se va formando, constituyendo el universo y con él, el tiempo. Pertenece a la tierra porque surgió en ella como uno más de los seres que evolucionaron y son conformados principalmente por el elemento conocido como carbono (todo esto y lo que sigue, hasta que se demuestre lo contrario) y no es la tierra la que le pertenece al ser humano, por más que no lo comprenda.

 

2- Los seres humanos somos huesos, músculos, carne, sangre en síntesis materia y energía, que nos reproducimos mediante la unión de dos elementos producidos por nuestro cuerpo, para dar vida a un nuevo ser humano, cada uno de esos elementos incumben a la división correspondiente a los miembros de las especies que procrean mediante la reproducción sexual, conocidos comúnmente como hembra y macho.

 

3- El ser humano hembra y el ser humano macho son esencialmente iguales, accidentalmente diferentes y necesariamente complementarios, aunque la inmensa mayoría piense lo contrario.

 

4- Todos los seres vivos como seres individuales, cumplen un ciclo conocido como vida, en el cual su cuerpo se desarrolla, se reproduce o no y cambia de plástica. La materia que lo componía no se pierde, sino que se transforma para permitir que surja otra forma de vida, similar a como los seres vivos transforman la materia (alimentos) en parte de sus cuerpos y permitir seguir manteniendo la energía (vida), lo que conocemos como muerte es un proceso necesario dentro del universo y de la vida, ya que de no existir el proceso llamado muerte, sería incompatible la vida y, hubieran desaparecido todos los seres vivos, como se entiende la vida en la actualidad, en la tierra.

 

5- Todos los seres vivos han desarrollado aptitudes para sobrevivir como un proceso evolutivo de supervivencia, esas capacidades son por ejemplo, el olfato en el perro, la velocidad en el guepardo y la fuerza en el oso y león; cada desarrollo comprende un órgano o grupo de órganos que, formando el cuerpo de los seres vivos, se ha ido especializando y sirve no solo como arma de ataque y defensa, también como elemento de supervivencia, como medio para conseguir los elementos necesarios para la vida. El ser humano ha desarrollado el conocimiento como ese tipo de arma, siendo su órgano el  cerebro y su forma de uso es mediante la abstracción, que le permite tomar las características más importantes de lo que conoce para poder definirlo, delimitarlo y así, por ejemplo, poder duplicarlo y,  con la imaginación que le permite pasar de elementos u objetos conocidos a otros desconocidos o crear objetos nuevos.

 

6- El ser humano ha ido desarrollando el conocimiento y se puede decir que es finito, pero ilimitado, es finito porque el ser humano durante las etapas de su evolución ha ido llegando a los límites, pero también con el transcurso de su historia los ha ido superando, no es el mismo conocimiento del hombre de las cavernas que los del hombre de la edad media y que los del hombre del futuro, el caudal cognitivo del hombre se ha ido aumentando, con la oposición de conocimientos distintos, como la evolución de las especies que se han ido superando por el enriquecimiento de distintos tipos de genes.

 

7- La forma con que el ser humano aumenta su caudal cognitivo es partiendo de objetos ya conocidos como una escala comparativa y, a partir de ellos, como ya están definidos, es decir con sus límites establecidos, los compara con el objeto nuevo similar, así fue conociendo y midiendo el universo que le rodeaba, hasta que se encontraba con objetos que no eran igual en ninguno de sus aspectos a objetos antes conocidos, entonces a partir de allí utilizando también el objeto más similar, usaba la imaginación y sobrepasando los limites de la comparación  se animaba a definir objetos que estaban más allá de los límites de su entendimiento.

 

8- Con la imaginación el ser humano supera los límites de lo conocido para adentrarse en el campo de lo nuevo, él va creando y modificando definiciones, objetos o sistemas a partir de la imaginación, definiendo y delimitando esos objetos como si fueran creados no por él, sino por un ser ajeno a él. El problema empieza cuando a algunos de éstos objetos o sistemas se le otorga calidad de reales y absolutos, cuando solamente son productos de la imaginación del hombre.

 

9- La naturaleza actúa de forma sencilla y simple, todo elemento hace algo, sino se transforma o se va perdiendo y esa materia que se usaba, se usa para otro objeto. En el cerebro humano, las neuronas que son sus células no se reproducen,  por lo tanto las cadenas de ADN y ARN permanecen libres, pero no ociosas, sino que conforman los códigos, en este caso no para reproducción sino como códigos de memoria, los códigos de la memoria genética que van atesorando todo el conocimiento que va conformando la esencialidad de la humanidad.

 

10- El ser cognitivo es propio del ser humano y todo el gran sistema cognitivo fue creado por él, lo único que quiere decir esto es que, todo conocimiento es humano y que las delimitaciones, definiciones y medidas son humanas, la frase de Protágoras el “hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto son y las que no son en cuanto no son” cobra un nuevo sentido, el hombre,  el único sistema cognitivo que conoce es el que creo él, y por más simple y estúpido que parezca, es porque no hay ningún tipo de conocimientos expresados por otras especies que, por lo menos lo podamos entender.

 

11- Dentro del conocimiento humano se podrían distinguir a grandísimos rasgos dos tipos, lo producidos por conocimiento directo de objetos externos al ser humano, como los ríos, tierra, etc. llamados geografía; los conocimientos de hechos producidos por él mismo en el tiempo llamados historia; los que conocen los fenómenos de la naturaleza tanto en su parte mecánica, llamados física o  en su producción, llamados química, etc. Y por otra parte los producidos a partir de objetos conocidos o no, pero en los cuales interviene el ser humano, como parte activa y modificatoria con la imaginación, para producirlos, por ejemplo, las artes plásticas, la música, donde se reproduce la naturaleza en si misma a partir del tamiz del ojo humano y a partir de ella se crean elementos nuevos, y por otro lado los elementos de convivencia, donde elaboramos teoría para poder convivir sin destruirnos o con el menor daño posible, como la sociología, el derecho, la economía, además para tratar de comprendernos, sin poder hacerlo, la filosofía, la psicología, etc.

 

12- Con el desarrollo de estos tipos de conocimientos, denominados ciencias, el hombre se empezó a cuestionar si todo lo que él conocía era verdadero, desarrollando lo que se dio a conocer como teoría del conocimiento o epistemología, y de preguntarse si el conocimiento era verdadero se pasó a preguntar si el método del conocimiento era el adecuado para llegar a un conocimiento verdadero, de allí cuestionó los métodos, es lo mismo decir, cuestionó los caminos por el cual se llega a tal meta y, cuestionó si tal o cual método llegaba a un conocimiento verdadero. De allí empezó a buscar el rigor científico, es decir el método que según él podría ser contrastable y daba un conocimiento verdadero, es decir planteado un hecho, por ejemplo, todos los hombres tienen diez dedos en los pies. Se toma un conjunto de hombres y se corrobora que tengan diez dedos, si no es así en un 100 %, pero si lo es en un 98%, entonces se acude a la estadística, se habla de margen de probabilidad significativa, se introduce una hipótesis ad hoc, y nuestra teoría y la verdad está salvada, o mejor dicho, nuestra forma de entender al mundo está salvada.

 

13- Todo conocimiento humano esta tamizado por las creencias, sean cuales estas sean, religiosas, científicas, esotéricas, estadísticas,  ateas, humanísticas, egocéntricas, etc. El hombre en la búsqueda de la verdad mira todo a través de la lente de ellas, y selecciona de acuerdo a ese vidrio los objetos del color que le favorezcan, esto quiere decir que toda teoría en más o menos puede ser demostrada, la refutación de una teoría no determina que nadie más crea en ella y, en última instancia todo nuestro conocimiento está basado en la fe, entendida ésta como el conocimiento dado por una autoridad, sea divina, científica, esotérica, estadística,  atea, humanística, egocéntrica, etc.

 

14- El ser humano, mediante el conocimiento procesa la naturaleza para de ella poder obtener los medios necesarios para la subsistencia y de esa manera satisfacer las necesidades fisiológicas,  alimentos y reproducción; necesidades de los músculos y huesos, ejercicios y deportes; necesidades del cerebro, cultura y diversión. En su desarrollo el ser humano recolectaba y cazaba, después aprendió a cultivar, cosechar y criar, y a producir elementos para poder realizar esas tareas. Con el paso del tiempo las producciones se fueron especializando y aumentando en cantidad, a su vez se fueron creando nuevos elementos porque iban surgiendo nuevas necesidades no solo en el trabajo, sino en la locomoción y en los medios de satisfacer esas necesidades unidas al placer.

 

15- Lo que el ser humano llama evolución es evolución de la técnica, es decir es una evolución de los medios para desarrollar los mismos fines que venía desarrollando desde el hombre prehistórico, ahora, sin cambios en los fines, la evolución es una ficción creada por la propia megalomanía del hombre, hay evolución cuando no solamente cambian los medios sino también el fin.

 

16- En el  transcurso de la evolución el ser humano ha ido creando sistemas para poder convivir supuestamente en armonía entre sí y  con la naturaleza, aunque esencialmente lo que ha ido realizando eran distintas formas de  poder y de dominio, y este poder y dominio lo ha ido justificando mediante leyes o teoría que justificaban por qué, el que mandaba tenía que mandar, es decir justificaban el poder, mientras que otras leyes eran para poder defenderse de ese poder y que no termine con todo.

 

17- Con el desarrollo cognitivo el hombre tiene la tendencia de que lo cultural (entendido esto como progreso del aprendizaje humano) refrene lo corporal, la satisfacción de las necesidades, que se podrían decir, era sólo corporal,  se ha transformado también en un hecho cultural, por lo tanto se han ido creando nuevas necesidades hasta que, el crear necesidades se transformó en una forma más de poder y dominio, creando nuevas necesidades hacia elementos o productos que yo poseo, creo una dependencia y por lo tanto una forma de dominio.

 

18- Al mismo tiempo que se iba asentando y abandonando la vida nómada, el hombre se iba concentrando en poblaciones con mayor cantidad de habitantes. Las transacciones de trueque, el primer sistema de intercambio conocido, no era suficiente por la magnitud de los elementos de trueque, de esa manera el hombre le asignó un valor a elementos para poder realizar el trueque, por ejemplo, una caparazón de caracol valía por 100 quintales de trigo, así el hombre inventó la moneda. Con el tiempo alguien se dio cuenta que era más fácil juntar caracoles que trabajar la tierra, así nació el primer usurero, llamados con el tiempo, banqueros.

 

19- Con el correr de las cosechas el hombre se olvidó que el valor real del caracol era algo para satisfacer una necesidad concreta y facilitar el conseguir los elementos para satisfacer esa necesidad, como la de alimentación y, alegando que el valor del trigo era fluctuante a los vaivenes de la naturaleza (lluvias, sequías, etc.) le buscó algo que no fluctuará, el oro o la plata, elementos que no sirven para nada, salvo algunos adornos o medicación que no se usa más, como las sales de oro, pero si le sirvieron a los que tenían oro para crear una nueva forma de dominio; logrando dominar a su vez a los que tenían los caracoles pero, como los caracoles se rompían alegaron necesitar algo más duradero, y pasaron al dominio total creando monedas de elementos como bronce u otra aleaciones o, por último, el papel moneda, que a su vez tiene como respaldo a otra moneda o al oro. Es decir que lo que se creó para facilitar una transacción de elementos útiles para la satisfacción de necesidades vitales, se ha transformado en un fin en si mismo, y en una de las armas de dominio más perfecta creada por el hombre. Posee el dinero y poseerás al hombre, sus ideas y sus revoluciones, ya que en el sistema creado necesitas dinero para todo. El pequeño hombrecito que sentado frente al templo le prestaba monedas al guerrero, soportando las burlas del poderoso, ahora se ríe viendo como la estupidez de éste lo llevó a la dependencia total. No nos olvidemos que el principal arma del hombre para defenderse o atacar es el conocimiento y no la fuerza.

 

20- No hay ningún poder o ser supremo que haga que el hombre sea superior al resto de la naturaleza o que una raza sea superior a otra, salvo su propia megalomanía y que él fue creando los parámetros para decidir que ser es superior, es decir, inventó el juego, creó las reglas, puso las leyes, indicó los árbitros, y seleccionó contra quienes y quienes jugaban.

 

21- Sólo la estupidez humana nos lleva a creer que,  un sistema que condena a muerte a miles de congéneres, establecido por leyes creadas por otros seres humanos, es absoluto y, tiene que ser respetado y venerado como algo universal y absoluto. Lo más lamentable y estúpido es que,  cuando se quiso cambiar un sistema por otro supuestamente más justo, lo único que se logró fue que los dominantes pasaran a ser dominados y los dominados pasaran a ser dominantes; mientras, la gran mayoría se mueve en un espacio intermedio de lograr vivir sin mayor ni menor poder, dependiendo para vivir de las decisiones de los otros dos. Quizás toda teoría política es utópica o pesimista, pero ninguna tienen en cuenta que el hombre es animal y, el sentido de pertenencia territorial se halla desarrollado a través del conocimiento, transformándose en necesidad de poder, que es lo mismo que voluntad de poder.

 

22- El ser humano tiene una tendencia a buscar y querer encontrar mundos mejores de los que vive, lo que le ha dado un arma de superación. Es ese afán por lo perfecto que lo ha llevado a imaginar utopías que le permiten seguir viviendo, a pesar de que sabe que muchas de esas utopías son imposibles de realizar, sin terminar en un estado de sumisión, quietud y desesperación.

 

23- Un paso importante en la evolución del hombre, sería la pérdida del sentido territorial, la pérdida de la necesidad de poder, la pérdida de la voluntad de poder, y que el hombre viva en un lugar donde todos seamos iguales, no sólo en el derecho y las leyes, sino en el pensamiento, y en donde todos, pero que no le falte a nadie,  puedan tener un buen desayuno, es la utopía del ser humano que escribió estas premisas.

 

 

 

 

 

Orlando José Biassi

Córdoba, Argentina,  noviembre del 2007